Seleccionar página

Escuela+ ofrece desde 2007 televisión educativa y una experiencia multipantallas en escuelas rurales de Uruguay, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Puerto Rico y Venezuela; al tiempo que capacita a maestros para que puedan incorporar los contenidos en sus clases.

En 10 años, el programa basado en la tecnología satelital instaló más de 9 mil decodificadores, opera en 8.600 escuelas y cubre a más de dos millones de alumnos y más de 120 mil docentes. DirecTV y sus socios no ocultan su ambición: llegar a 40 mil escuelas para 2020. Esto significará que la tecnología estará presente en la mitad de las escuelas rurales de América Latina.

“No podemos hacer un programa para 20 escuelas. Es ridículo. Tenemos que aspirar a números superiores si queremos que nuestro impacto sea mayor. Y eso no depende de nosotros. Solo somos una piecita del engranaje. El motor de todo esto es el maestro”, dijo Germán Covarrubias, gerente de metodología de Escuela+.

Límber Santos, director del Departamento de Educación Rural de CEIP, comentó en el marco del II Congreso Iberoamericano sobre Televisión y Educación, celebrado en Buenos Aires y organizado por DirecTV, que el fenómeno multipantallas que ofrece Escuela+ contribuye a la enseñanza de los alumnos insertos en aulas multigrado, una realidad presente en todas las escuelas rurales del país.

“Solo somos una piecita del engranaje. El motor de todo esto es el maestro”, dijo Germán Covarrubias, gerente de metodología de Escuela+.

De esta manera, Escuela+ es una herramienta más en varias escuelas rurales, donde se la utiliza al mismo nivel que los cuadernos, el pizarrón. Leticia Zavala, directora del Centro de Apoyo Pedagógico Didáctico a las Escuelas Rurales en Uruguay, calificó al programa como “motivante” al ofrecer “entretenimiento sano” y que “se acopla muy bien con los contenidos” del plan escolar. “Le da la oportunidad a los maestros de crear”, precisó.

Plataforma tecnológica

Todos acceden hasta a contenidos de ciencias, historia, geografía y ecología, entre otras áreas, a través de la señal satelital. El Digital Video Recorder (DVR) permite almacenar hasta 100 horas de contenidos. El programa más visto es uno sobre la construcción de huertos realizado por la Fundación Torneos, socio del programa junto a Discovery, National Geographic y Disney.

Muchos docentes, además, reciben el aparato en sus casas para preparar las clases. Esto se decidió al constatar las dificultades que tenían para aprender a usar el control remoto. “Nosotros llegamos con la facilidad de lo obvio y lo cierto es que le cuesta un mundo. El aprendizaje de lo tecnológico en un contexto doméstico es muy superior al aprendizaje en un contexto institucionalizado”, apuntó Covarrubias.

Además, el programa Escuela+ tiene una app que reúne material audiovisual y otros recursos didácticos para que los docentes puedan planificar sus clases desde la plataforma y, si quieren, en colaboración con sus colegas de toda la región.

La herramienta, disponible para iOS y Android, se irá actualizando en los próximos meses, con el objetivo de agregar más recursos educativos.

Este año se lanzó el Canal Escuela+ (804 en la grilla), en donde los centros educativos pueden acceder al contenido exclusivo y pensado para su año curricular. Ese canal, además, contiene materiales audiovisuales propios de los ministerios de educación de los países.

¿Y cómo es una clase gracias a Ecuela+? He aquí un ejemplo: los cortos sobre el Imperio Inca vistos en DirecTV y las fichas pedagógicas descargadas de internet disparan el debate sobre los orígenes de esa civilización y formulación de hipótesis sobre cómo los Incas pudieron haber construido Machu Picchu. El docente puede proponer luego que los alumnos busquen materiales como piedras y ramas para construir sus propias herramientas durante la clase siguiente.

Abastecidos por el sol

Cuando Escuela+ llegó a Puerto Carreño, sobre la confluencia de los ríos Orinoco y Meta, para implementar el programa de televisión educativa en 20 centros, apareció un obstáculo que parecía entonces insalvable: no había energía eléctrica. “Nosotros lo dábamos por obvio”, lamentó Covarrubias.

Como la misma situación se planteaba en todo el continente (donde hay 70 mil escuelas sin suministro eléctrico), se respondió con Escuela+ Solar. La institución recibe un panel solar fotovoltaico capaz de alimentar al televisor y el decodificador por tres horas diarias, al igual que para la carga de celulares; así como también para tres lámparas y dos computadoras por cuatro y dos horas diarias, respectivamente.  En la actualidad existen 13 escuelas con este equipamiento.

Así funciona: los centros de transmisión envían las señales; estas son captadas, procesadas y reenviadas por el satélite para que sean recibidas por los sistemas instalados en las escuelas.