Seleccionar página

Mario Augusto Beroes Ríos/IDEA. (@marber22).-     Según el diccionario de la RAE, líder es “el iniciador o impulsor de una conducta social; jefe o dirigente con la aceptación voluntaria de otras personas. El que encabeza una competencia”.

Estas características tan específicas y básicas, que pueden ser innatas en el individuo o pueden aprenderse y desarrollarse, son las que hacen que la persona destaque en diversos ámbitos sobre el resto de la comunidad. Pero ser líder y lograr ejercer dicha acción como elemento motivador en el desarrollo, manejo y trabajo en equipo se pasea por una serie de características en las cuales coinciden los especialistas del tema.

Después de investigar diversas lecturas, propuestas y foros sobre el tema, las agrupo o reduzco en 8, a saber:

  • Comunicación: Esta es la habilidad por excelencia del buen líder. El líder ha de saber escuchar a su equipo y entender el lenguaje corporal y la comunicación no verbal. Pregúntales, interésate por su trabajo, crea un buen feedback. De esta manera generarás una relación de confianza con ellos y evitarás que surjan conflictos. Es también muy importante que les aportes toda la información del proyecto, sólo así conseguirás que se impliquen por completo en su trabajo y todos os dirijáis en una misma dirección.
  • Gestión: Además de dominar el arte de la comunicación, ha de ser un gestor muy efectivo. De hecho, muchos expertos en liderazgo empresarial consideran que esta es la segunda habilidad más importante en un líder. Ha de conocer las capacidades y necesidades individuales de todos los integrantes de tu equipo y ellos han de reconocerlas en ti. Tu comportamiento ha de ser modelo y guía para ellos.
  • Inteligencia emocional y empatía: La capacidad de empatizar con los otros y ponerse en su lugar es vital para generar una buena relación con el equipo. Valorar su trabajo, anímarlos a seguir adelante, preocúparse por sus problemas, respétarles y potenciar sus habilidades profesionales. Así conseguirá tener un equipo completamente volcado en el proyecto.
  • Creatividad: Todo liderazgo debe rebosar creatividad para proponer soluciones innovadoras. Sé creativo y analiza las situaciones desde nuevas perspectivas. Un líder creativo es capaz de fomentar ideas novedosas y enfrentarse a los riesgos que puedan generar.
  • Integridad: Para poder inspirar y dirigir a los demás has de tener muy claros tus valores. Por encima de todo has de ser una persona íntegra y honesta. Lidera con tu ejemplo y según tus creencias.
  • Visión: Como líder necesitas tener una visión global de tu proyecto y saber comunicarla a tu gente para que se implique en ella a través de su trabajo diario. Inspírales y motívales.
  • Trabajo en equipo: Hoy en día tu equipo es tu mayor fortaleza, por eso es vital que las hagas partícipes de los valores y metas de vuestro proyecto y les empujes a conseguirlos. Dales la oportunidad de mostrar su valía y siéntete orgulloso de su trabajo.

Del papel a la práctica

Una de las palabras que más aparece cuando se habla de liderazgo es educación. Para mi y para muchos, son palabras afines. Los cambios son ejecutados por líderes, y cuando estos cambios se concretan y sus resultados son positivos, son la prueba más evidente de un liderazgo perfecto.

La sociedad no para de cambiar, en parte por el vertiginoso avance al que las nuevas tecnologías nos tiene acostumbradas. El problema está en que esos cambios terminan dejando a algunas generaciones e instituciones en la estacada, creándose una desconexión muy grande entre el avance y la población.

Sin embargo el líder debe saber qué tipo de cambios hay que implementar y cuándo estos deben ser ejecutados en el sistema educativo. Los cambios deben estar implementados en todo el sistema educativo, un cambio que, mínimo, debería llegar de la mano de un pacto estatal por la educación, que la deje totalmente libre de intereses políticos y que se centre de verdad en buscar lo mejor para las nuevas generaciones.

Un cambio que permita enseñar las herramientas necesarias para que todas las personas puedan desarrollarse plenamente y tener un futuro prometedor.

 

liderar