Seleccionar página

La natación suma los beneficios típicos de todos los deportes, la actividad de hacer ejercicios sin impactos, el gran desarrollo aeróbico y la ampliación de todos los grandes grupos musculares.  También aporta seguridad y su facilidad, su práctica a personas que por distintos motivos no pueden practicar otros deportes.

El párrafo anterior es parte del punto de vista desarrollado por  Tomás Bisonó, quien fuese medallista de Juegos Centroamericanos y Panamericanos, y en la actualidad en el Top 10 de los atletas máster del mundo. Su faceta de entrenador lo mantiene en una competencia que no acaba en las piscinas y que ahora se extiende a la educación en línea para llevar el sueño de IDEA y su propio sueño a todos los rincones del planeta.

Bisonó comienza a explicar los beneficios por el sistema cardiovascular. Al respecto afirma que la natación es el deporte aeróbico por excelencia, el trabajo aeróbico y continuado es el más aconsejado para el musculo más importante de nuestro organismo el corazón.

“El corazón con el ejercicio aeróbico se muscula, se fortalece y pierde la grasa que lo rodea. Por lo que cada latido se hace más potente puede trasladar más sangre al resto del organismo. Como resultado se produce una bajada de la frecuencia cardiaca en reposo, lo que mejora la economía y la eficacia de nuestro corazón, por la misma razón el calibre de las arterias coronarias, causantes de muchos de los problemas cardio-vasculares. Reduce la tensión arterial por lo que el organismo sale beneficiado”.

En cuanto al sistema respiratorio dice que con la natación se fortalecen todos los músculos, también los que se encargan de llevar y vaciar el aire de los pulmones, “haciendo que cada respiración podamos tomar más aire con menos gasto energético haciendo de esta manera una respiración más eficiente aumentando la oxigenación y reduciendo el estrés”.

“Cuando nadamos a crol mantenemos la respiración y se produce una deuda de oxigeno que motiva al organismo a aumentar la densidad de los glóbulos rojos de la sangre y la capacidad de estos para transportar oxígeno. Aumenta la superficie de transmisión de oxígeno a la sangre esto se produce una mayor capilarizacion aumentando el número de alveolos en funcionamiento aumentando nuestra capacidad pulmonar por lo tanto limpia nuestros pulmones”.

El profesor y entrenador se enfoca ahora en los músculos. Destaca que dicho deporte, bien planificado, ejercita todas las articulaciones aumentando la flexibilidad dinámica de estos por lo que nuestro rango de movimiento aumenta, haciéndolos más fuertes y resistentes. Los huesos aumentan de grosor haciéndose más resistentes a golpes y lesiones

“El aumento dela eficacia delas articulaciones debido a la musculizacion de tendones y ligamentos y a una mejora de la lubricación interna sumado al aumento de la masa muscular de su resistencia hace que nuestra calidad de vida aumente exponencialmente pudiéndose retrasar el envejecimiento y aumentar posibilidades de expansión como persona móvil e independiente.”

-En cuanto al aspecto psicológico, la mejora de la calidad de vida de la independencia de nuestras posibilidades físicas hace que nos sintamos más seguros y nuestra autoestima aumente. 

La natación normalmente se realiza en grupos en las personas están en un estrecho contacto. Al estar en la piscina reduce las diferencias socio económicas, las personas se presentan tal como son y esto facilita la comunicación.

Otro aspecto a destacar es que reduce el estrés; aumenta las actividades de nuestro tiempo libre haciéndonos más felices y aumenta nuestros temas de conversación por lo tanto aumenta nuestra socialización.

“El aumento de nuestra capacidad física y de nuestra autoestima afecta reduciendo drásticamente muchos dolores debido al fortalecimiento de los músculos, el engrosamiento de los huesos hace que las caídas sean menos traumáticas y se recupere al estado normal antes que una persona sedentaria.”

Tomás Bisonó también toca el tema del envejecimiento, y apoyándose en autores consultados, dice que una persona de 65 años que haya practicado ejercicio de natación u cualquier otro, tiene mayor capacidad física y vital que una persona de 45 que es sedentaria con esto estamos hablando de retrasar algunas variables del envejecimiento.

“La natación mejora la vida sexual , ya que el ejercicio de las brazadas mejora el sistema cardio-vascular, mejora su capacidad de mantener su tensión arterial y eso repercute en el mantenimiento de la erección durante más tiempo y de más calidad”.