Seleccionar página
Todas los viernes por la mañana, el emprendedor y tecnólogo argentino Santiago Bilinkis se dedica a estudiar. No concurre a una universidad o a un salón de clases de alguna institución, sino que “bloquea” su agenda y desde su oficina o su casa realiza un curso vía internet. Esto, a través de las varias plataformas disponibles para realizar capacitaciones online, a la que recurren empresarios y ejecutivos de todo el mundo.
Varios CEO como Randall Stephenson de AT&T, Mark Zuckerberg de Facebook, Ellon Musk de Tesla entre otros, optan por esta modalidad de formación, ya que les permite seguir capacitándose y adquiriendo habilidades, entrenar su cerebro y prepararse para el futuro, desde la comodidad de su escritorio.
Algunos estudian sobre herramientas vinculadas a su profesión o simplemente profundizan en materias pendientes que siempre quisieron aprender. La modalidad online en las apretadas agendas de los CEO o ejecutivos hacen de esta la forma ideal para seguir formándose.
Bilinkis ha realizado cursos a través de la plataforma edX, muy popular en el mundo de formación online, en la que se encuentran cursos de centros de estudios como Harvard, Berkeley, Stanford y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), entre otros, con docentes referentes en sus áreas. Aunque Bilinkis prioriza unas horas por semana para estudiar, cuando le surgen viajes o reuniones impostergables, la modalidad online le permite retomar tiempo después.
“En este momento, seguir aprendiendo y mantener mi cabeza ágil es lo más importante en lo que puedo invertir tiempo”.
 Cerca de los mejores
El CEO de Prospekta Marketing, Ariel Pfeffer, hace dos años buscó hacer un curso con Michel Sandel, un docente de filosofía “estrella”, según lo definió. En la plataforma edX encontró un curso de la Universidad de Harvard sobre justicia dictado por ese docente y no dudó en inscribirse.
“Éramos 52 mil alumnos online haciendo el curso; 300 estaban en el salón. La riqueza del foro de discusión era increíble”, explicó. Ese curso de 12 sesiones, una por semana, implicaba que Pfeffer se marcara en la agenda el día y hora de la clase online, pero, cuando no podía seguirlo en vivo, miraba a posteriori el video de la clase. Tenía deberes y debía preparar las clases para no perderse de nada, por lo que se considera “bastante metódico” a la hora de estudiar, y le dedica varias horas por semana.
“Trato de estudiar todos los años, es la forma de mantenerme actualizado”, sostuvo. Por eso tiene en mente estudiar sobre estrategia, design thinking y emprendedurismo, temáticas que le gustan. “(El aprendizaje online) Es versátil, lo podés hacer cuando quieras y desde donde quieras”, sostuvo.
La docente Robbie Kellman Baxter en el backstage de la grabación de un video para LinkedIn Learning.
Desde webinars (conferencias sobre temas técnicos generales o super específicos), hasta programas de posgrados, maestrías y doctorados. “Una modalidad distinta que a veces se confunde son los E learning, en donde la capacitación sucede en cualquier momento, no hay conexión entre un docente y un alumno en vivo, sino que hay un curso que está armado y el interesado lo realiza en cualquier momento”, lo que a veces puede entenderse como más simple o de menos valor. Sin embargo, esta valorización la otorga el prestigio de las universidades que “liberan” parte de su oferta al mundo online.
20% es el tiempo mínimo necesario para estudiar a lo largo de la vida, según los CEO internacionales que aplican esta regla
Mantener la disciplina
Resulta difícil evitar distraerse con un email que llega en el momento en que está prestando atención a la clase o mirar WhatsApp y ponerse a responder mensajes. Los empresarios y ejecutivos consultados coinciden en que la clave para tener éxito estudiando en esta modalidad es estar motivado.