Seleccionar página

En la búsqueda de nuevas formas de hacer atractiva la actividad física para aquellas personas que no son afines a ella, la firma Black Box VR presentó en el Consumer Electronics Show (CES), en Las Vegas, una posibilidad muy atractiva. Se trata de un prototipo en el que la realidad virtual “juega” un papel muy importante.

Y cuando hablamos de “jugar” literalmente se trata de eso: hacer un trabajo de gimnasia, sumergido en “una realidad de otro mundo”, desde la comodidad de la casa.

Una rutina de 30 minutos, usando una máquina especial de resistencia y el casco de realidad virtual HTC Vive, en un espacio que ocupa la medida de un cuarto de baño de tamaño familiar, es el planteamiento básico.

Pero aquí la percepción será extraordinaria gracias a la realidad virtual (VR, en inglés), encontrando que el usuario puede competir contra un avatar o elegir también otros participantes.

La tendencia del uso de la realidad virtual en el mundo del fitness y el entrenamiento personal se presenta con fuerza este 2018.

Sin embargo, hay quienes no ven con muy buenos ojos esta propuesta, enfatizando lo relativo a la seguridad de las personas. “Tendrán que probar que han tomado en cuenta el impacto que puede tener en el cuerpo usar el casco durante una sesión de ejercicios intensa”, señala J P Gownder de la consultora Forrester, en un trabajo de BBC Mundo.

Explica además que “los seres humanos encuentran muy difícil, por lo general, mantener el hábito de hacer ejercicios y ha habido muchos intentos para que la actividad física sea más atractiva para las personas”.

Agrega que “la realidad virtual tiene sentido desde la perspectiva que puede hacer del gimnasio un sitio menos aburrido”. “Pero el costo del equipo hará que sea una alternativa muy cara para empezar y no estoy al tanto que Vive haya hecho hincapié en este tipo de uso”.

¿Pérdida de peso?

Por su parte, Job Stauffer, quien trabajó como programador de videojuegos y ahora lo hace en el Instituto VR Health, que colabora con Black Box VR en la promoción del nuevo dispositivo, aseguró que se ha beneficiado personalmente del entrenamiento con realidad virtual.

En declaraciones a la BBC, Stauffer afirmó que llegó a perder más de 30 kilogramos jugando, además de haber mejorado considerablemente su dieta. “Es probable que a fines de 2016 me encontraba en el momento menos saludable de mi vida, pensando más de 135 kilogramos”, admitió.

Pero, “cuando comencé a jugar con el HTC Vive y Oculus y noté que estaba sudando haciendo el mejor trabajo físico que jamás había tenido”, confesó.

Stauffer comentó que comenzó con el juego Sound Boxing, que describió como una “Guitar Hero para los brazos”, y luego probó suerte con el juego Space Pirate Trainer, al que comparó con el uso de una máquina elíptica por la cantidad de calorías que quemaba en cada sesión.

Si bien jugar con consolas es una experiencia sedentaria, “el VR cambia esa percepción al activar todo tu cuerpo”, resaltó Stauffer.