Seleccionar página

El gobernador de Florida, Rick Scott, dio detalles de la inversión de 500 millones de dólares que planea hacer para incrementar la seguridad en las escuelas y discrepó otra vez con la idea de armar a los maestros apuntada por el presidente Donald Trump como respuesta a la matanza de Parkland.

“Este estado ya no será el mismo y mi objetivo es asegurarme que con esta tragedia hacemos los cambios necesarios para que no vuelva a ocurrir”, dijo el gobernador en una rueda de prensa en Miami.

Dos semanas después de que 17 personas murieran en una escuela secundaria por los disparos hechos con un fusil de asalto por un ex alumno con problemas mentales, Scott explicó un plan de seguridad escolar ya anunciado.

La inversión se dedicará en parte a colocar detectores de metales, vidrios a prueba de bala y puertas de acero, y a renovar las cerraduras de los centros escolares.

Scott también abogó por aumentar las posibilidades de tratamiento de los estudiantes con desórdenes mentales, con un mayor número de asesores psicológicos en las escuelas.